Un ejemplo de deportividad

Mientras muchas personas tratan de aprovecharse de situaciones y sacar ventajas, Sebastián Salom optó por levantar la mano y decir que lo estaban beneficiando cuando no debían.

Todo comenzó cuando la bandera roja truncó la tercera fecha de la categoría SuperSport 600 del Superbike Argentino. Es que la última vez que habían pasado por la recta, el primero era Fausto Granton y segundo Salom, por lo que, en el podio, el entrerriano festejó en lo más alto.

Sin embargo, cuando se confirmó la final el chaqueño estaba adelante y tuvo un gesto pocas veces visto. “Cuando me traen la planilla veo que estoy primero, entonces voy a reclamara que estaba mal y me dicen que gané. Me explicaron que según el reglamento se toma la última vuelta completa de todos los pilotos, que era la cinco y yo estaba primero”, describió Salom.

“Voy a buscar a Fausto (Granton) y le digo esto, para que haga los reclamos que tenga que hacer y que se fije, porque para mí no era así. Fuimos los dos y nos explicaron”, continuó el piloto del Rosamonte Racing Team.

Por su parte, Granton dijo: “Se lo agradecí, porque estábamos seguros, yo no había buscado ninguna planilla y él vino a decirme porque para él no era así y estábamos de acuerdo. Se lo agradezco porque si no nos íbamos a enterar en otro momento. Le agradezco el gesto y la deportividad”.

La historia no terminó el domingo, ya que hasta ese momento lo daban como ganador a Salom, sino este martes cuando CAMOD confirmó la victoria del “Pollo” de Entre Ríos.

Te puede interesar